2011-11-14

Cinismo cazador (Capítulo II)

                                 LA DIPUTACION RECORTA A LA MITAD LAS AYUDAS QUE DA A
                                 LOS CAZADORES (11/11/11)



El gobierno foral de Bildu, en su proyecto de presupuestos presentado la semana pasada, prevé un recorte de entre el 48 y el 55% en las subvenciones que otorga a los cazadores guipuzcoanos, lo que podría suponer la paralización de parte de la gestión que se desarrolla desde la Federación Guipuzcoana de Caza. Este brutal recorte podría conllevar además la desaparición de los proyectos recientemente puestos en marcha junto a las sociedades de caza, como las repoblaciones de diferentes especies, la tecnificación del propio ente federativo y el tan alabado proyecto en torno a la becada en nuestro territorio. Por si fuera poco, podría provocar también una importante supresión de los servicios que ofrece la FGC y con los que cuentan todos los aficionados a la caza en nuestra provincia.

Rehacer los presupuestos
El equipo de la FGC, que recibió la noticia de esta reducción –mucho mayor de la prevista inicialmente- el jueves de la semana pasada, se esfuerza ahora en preparar los nuevos presupuestos, ajustando al máximo las partidas después de esta desproporcionada rebaja de las subvenciones. Hay que recordar que el departamento de Innovación, Desarrollo Rural y Turismo sufrirá una reducción del 32% en sus presupuestos, pero, aún así, rebaja en otro 23% añadido la ayuda a la caza. La FGC contaba con la posibilidad de un recorte alrededor del 20-30% , pero en ningún caso imaginó un escenario tan comprometido con una rebaja a la mitad de las ayudas que recibe del ente foral por la gestión de la caza que desarrolla en Gipuzkoa y de la cual disfrutan los casi 19.000 aficionados de nuestra provincia.
Esta situación resulta aún más hiriente comparada con la de otras entidades dependientes de las ayudas del mismo departamento, que no han sufrido recortes parecidos ni de lejos al que sufre la caza. La FGC está a la espera de una última respuesta de la entidad foral para informar a las sociedades y sus federados de esta crítica situación que se le presenta y que se traducirá, sin duda, en una gestión menos adecuada a las necesidades de los deportistas guipuzcoanos.

Raya en la desvergüenza el descaro con que los estamentos oficiales de cazadores airean sus desaires y ofensas. Pobrecitos. Todos los odian y el profe les tiene manía.
Omiten nuestros federativos cazadores el hecho de que Diputación, en consonancia con el ya tradicional trato de favor que les ha dispensado desde tiempos ha, les subvencionaba por partida doble, a través del departamento de deportes, en tanto que federación deportiva, y putativamente a través del departamento de Agricultura, Medio Natural o Desarrollo Rural (según la denominación coyuntural de cada momento). Aparte de incomprensible, es ilegal otorgar subvenciones nominativas como se ha venido haciendo de facto durante demasiado tiempo. 
Es ilegal que se dé dinero del presupuesto de conservación de la naturaleza a un colectivo que ha demostrado repetidamente su absoluta (siendo indulgentes) ignorancia acerca de lo que representa conservar.
Es ilegal destinar recursos públicos destinados a proteger y conservar la naturaleza a satisfacer únicamente una actividad lúdica particular. ¿De qué otra forma se puede calificar el que el departamento foral realice sueltas (‘repoblaciones’, les llaman) de animales en vísperas de los concursos de caza (o de pesca)? Para eso está el presupuesto de deportes.
¿Y cómo calificar el que se destine dinero del presupuesto de conservación a subvencionar al construcción de ‘escuelas’ de caza y de pesca? Eso es un escarnio al contribuyente, una desviación ilegal y delictiva de recursos a fines ilegítimos. Pero la Federación Guipuzcoana de Caza, principal beneficiaria de esa delictiva actitud foral, callaba.
Hasta ahora, gracias a Dios.
Señores de diputación enhorabuena. Pero por favor, no se detengan y vayan más allá. Sean valientes y no olviden que gobiernan para todos los usuarios del monte, no sólo para los cazadores. Cuando quieran pueden empezar a controlar la alcoholemia en este colectivo. Les recordamos que está absolutamente prohibido no sólo manejar, sino incluso meramente exhibir armas de fuego bajo los efectos del alcohol.
Otro día, más entregas.
Así que bienvenido sea el recorte, y que caigan más en lo sucesivo. Basta ya de subvencionar ilegítimamente a entidades cuya práctica es no sólo ajena, sino manifiestamente contraria a los fines y obligaciones legales del departamento foral que les regala nuestro dinero, cuyo destino legal es otro.

2 comentarios:

  1. Aupa: Enhorabuena, una vez más, por poner de manifiesto estas irregularidades, ánimo con vuestras denuncias y contad con mi apoyo. Jesús Menéndez.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué tienen de diferente los cazadores con respecto a otros deportistas, que sufren recortes iguales o superiores sin montar bravatas cuarteleras como esta gente?
    ¿No será que los cazadores son especialmente insolidarios por naturaleza y pretenden seguir recibiendo pasta aún a costa de los demás?
    ¿O será quizás que tenemos gente muy cizañera instalada en los sillones de su federación, que conoce al dedillo a su colectivo y lo maneja a su antojo a base de rasgarse las vestiduras y proclamar a los cuatro vientos agravio tras agravio, ofensa tras ofensa, aun siendo falsos?

    Juan Luis

    ResponderEliminar

Jarraitu posta elektronikoz