2011-11-06

Cinismo cazador, capítulo I

Estamos muy acostumbrados a escuchar no solo en boca de los cazadores, sino de su propia Federación de Caza y de los mandarines del colectivo que escriben en los periódicos sus columnas, que este colectivo es el principal amante de la Naturaleza, estos mandarines, en lugar de hacer autocrítica interna y trabajar desde sus columnas por la concienciación del grupo hacen todo lo contrario, repiten a macha martillo que son los primeros ecologistas y el colectivo con los guarros que en el cohabitan acaban creyendo la consigna tantas veces repetida. Con esta serie de capítulos vamos a demostrar que se encuentran muy lejos de ser esos conservacionistas practicantes.
Cartuchos abandonados en el monte Zubelzu. Autor Alfredo Herrero
El monte Zubelzu es una pequeña elevación que apenas supera los 200 m. de altura y que se encuentra entre la autopista A-8 y la carretera de Estebenea, en Irún. Suelo subir asiduamente a él debido a que, por su proximidad a mi domicilio, lo utilizo como lugar de paseo cuando tengo poco tiempo. Sus laderas está repletas de puestos de caza, y como podéis ver en las fotografías adjuntas, en bastantes puestos  no se han recogido cartuchos desde hace años.  Además, en las zonas que están en pendiente, los cartuchos, con el tiempo, han ido rodando hacia abajo, dejando, por ejemplo, el bosquete de robles que hay en la cima literalmente sembrado de vainas. Incluso he encontrado un pequeño “zulo” cerca de un puesto donde parece que los cazadores meten los cartuchos y los tapan con ramas secas para que no estén a la vista (ver foto). Y los cartuchos no son los únicos regalos que dejan en el monte, como podéis ver en alguna de las imágenes. Según el Artículo  56.49 de la Ley de Caza, está prohibido: “Arrojar o abandonar en el monte o el campo las vainas de los cartuchos usados, u otros residuos, o el incumplimiento del titular del aprovechamiento de impedir tal conducta”, pero parece que estas normas no son para los cazadores. Así, una vez más, ni los cazadores respetan su obligación de dejar los puestos  y su entorno limpios, ni la sociedad que gestiona la línea cumple con su responsabilidad en este aspecto, ni la Diputación hace observar las normas y leyes de la caza. Y, mientras tanto, siguen yendo de víctimas y proclamando su amor a la naturaleza.
Basura abandonada en un puesto de caza en Zubelzu. Autor Alfredo Herrero

10 comentarios:

  1. Mirar como a quedado Jaizkibel hoy despues del Rally. ¿Que hacemos? ¿Culpamos a los aficionados a los rallyes de lo ocurrido? ¿Pedimos que lo condenen? ¿Que pidan perdón?
    Lo vuestro es de traca, todo vale para joder al cazador.

    ResponderEliminar
  2. Por peteneras, por los cerros de Úbeda, por la tangente, echando balones fuera, con perdices mareadas... como quieras, pero ¿es verdad o es mentira? ¿Tenéis una densidad de guarros en el colectivo que llega a convertirse en marca de la casa o no? ¿Hay un consumo de alcohol notorio en los puestos o no? ¿Os importa tres cojones el vecino o no?

    (Y no me salgas con umekeris de que en realidad no tengo otra cosa que hacer que tocar las pelotas a los pobres que no hacen daño a nadie; a ver si demuestras ser adulto, leches))

    ResponderEliminar
  3. Primero de todo aclararme esta duda. ¿Estais en contra de la caza o solo contra algunas practicas ilegales o conductas?
    Por que si estais en contra de la caza como tal, tenemos posturas irreconciliables.
    Que menciones lo del alcohol me parece.... no lo digo por respeto.

    ResponderEliminar
  4. Un personaje como Hidalgo que ha ido al Gobierno Vasco llorando, porque al pobre, le han prohibido cazar el mirlo común (Debe ser un peligro para la población y ahi que regular su población) es de juzgado de guardia. A estos, como para darles la contrapasa....nos dejan sin mariposas. AIO.
    Asier

    ResponderEliminar
  5. Como decia, posturas irreconciliabes.

    No pienso escribir más aqui ya que es perder tiempo, bueno ni voy a entrar que sino no soy capaz de callarme ante tanta mentira, odio y ganas de perjudicar.

    Mi aita y toda su familia son baserritarras, del entorno rural. Como sabreis la caza es una parte más en la mayoria de las familias de baserritarras. Hay pocas
    familias sin cazadores.
    Aparte de las cosas cotidianas que se hacen en el caserio, me enseñaron a diferenciar los distintos tipos de arboles, los animales, las setas, las aves, etc. Me enseñarón que era ser cazador, todo lo que ello suponia, el respeto a naturaleza....desde diferenciar todas las aves, los cantos, etc hasta desplumar lo cazado.

    Hoy en día cazo con mi aita, tio, primo y mis mejores amigos; que tambien son cazadores gracias a que les inculque esta afición.
    Nunca permitiremos que nos arrebateis esto.

    Solo os pido que hagais un pequeño esfuerzo en enterder a los demas.

    Agur eta zoriontsu izan.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Hidalgo,
    El debate no es si estamos en contra de la caza o no. Ese es el camino que al mundo cazador le gusta tomar siempre en los debates respecto a la actividad cinegética para desviar la atención y llevar dicho debate a una vía muerta.
    Estamos hablando de cosas más graves, el 60% de las especies que entran en el centro de recuperación Arrano Etxea son especies tiroteadas y todas ellas no cinegéticas, la mayoría rapaces diurnas, alrededor del 80%. Las rapaces nocturnas que ingresan son por el contrario pollos volantones desorientados y colisiones con vehículos por quedar deslumbrados al cruzar carreteras. Ninguna tiroteada, ¿por qué? Porque no se caza de noche y no se topan con cazadores, gracias a Dios.
    En contra de eso estamos, por ejemplo. Pero nunca hemos visto a un cazador denunciar a otro, a la Federación de Caza organizar programas de formación y de concienciación al cazador, a la propia Federación denunciar y condenar las infracciones y los delitos. Nunca he visto en una revista de caza publicar ningún artículo formativo de buenas prácticas. Los ornitólogos si hemos hecho manuales de buenas prácticas para ornitólogos, fotógrafos de la Naturaleza, montañeros, etc. Y hacemos autocrítica en muchas ocasiones. Los cazadores os limitáis a repetiros a vosotros mismos que sois los mayores conservacionistas y que los infractores son escopeteros. Con eso acalláis las conciencias ahítas de repetirse a sí mismas ese mantra. En cualquier reunión de cazadores donde corre un poco el vino empezáis a contar todas las bravatas que habéis cometido en vuestra vida cinegética, todos los ‘pecadillos’ muchos de ellos auténticas barbaridades que pensáis que con el puntito de alcohol conveniente y la camaradería generada son perdonables e incluso divertidos.
    Estamos en contra de las escabechinas que se realizan en los días de fortuna, Francia nevada, el interior gipuzkoano también, Castilla igual y solo una franja sin nieve en la costa gipuzkoana donde se concentran cientos de cazadores disparando sobre avefrías, zorzales alirrojos y charlos, becadas y también especies protegidas que no debéis ser capaces de identificar, cosa gravísima para un matarife, como chorlitos dorados y comunes, zarapitos reales o trinadores etc, aves en general extenuados, aturdidos e indefensos. La diputación siempre se ha mostrado tibia y tardona a la hora de cerrar la caza durante esos días y eso tiene que acabarse.
    Los horarios de caza en puestos deben retrasarse, encubren una caza a la espera de la becada encubierta. Y visite los propios blogs de colegas suyos becaderos, le puedo facilitar unos cuantos que quieren que la caza de la becada se cierre antes puesto que consideran que se caza en migración prenupcial, contra pasa, y sobre especies residentes nidificantes. Un sector muy respetable de ustedes mismos, no se asombre, aunque no le dan precisamente mucha propaganda el resto del sector, incluida la federación de caza.
    Por supuesto que en los puestos se debería hacer controles de alcoholemia, nos llevaríamos sorpresas. Bueno en realidad no, no hay más que darse un mediodía por las cercanías a las líneas de caza. Y los cartuchos están ahí, la basura está ahí, el resto de los usuarios del monte no nos dedicamos a comprar cartuchos, vaciarlos en casa y tirarlos cerca de sus puestos, entérese, salga a ver los puestos que parece que de mirar tanto al cielo le falta mirar un poquito al suelo. Y hacer un poquito de autocrítica que todavía no han hecho.
    Héctor

    ResponderEliminar
  7. Una corrección: los cazadores que cazan a la espera entre dos luces matan cientos de rapaces nocturnas a tiros, entre becada y becada.

    Un argumento: prácticamente el 100% de los que participan en este y en tors foros descendemos de baserritarras. Ignoro por qué alude Hidalgo a ese hecho en su favor, como si fuera el único. Por otra parte, la implantación de la caza en tre los baserritarras dista mucho de ser tan general. Y el 90 % de la masa de borricos que anda por el monte es más kaletarra que un semáforo.

    Juan Luis

    ResponderEliminar
  8. Hidalgo estoy esperando tu respuesta argumentada!
    Tengo amigos cazadores y he visto y vivido que es la caza, reconozco que la mayoria (por lo menos en mi alrederor todos) son gente que respeta cupos y especies pero siempre esta el rarito que NO, a por ese debeis ir vosotros y vosotros que tanto respetais a la natura como fanfarroneais deberias de ser los primeros en no cazar en dias de gracia y salis como asesinos ansiosos a por la becada semicongelada en el suelo.
    Somos realistas, la gente no dice prohibir la caza (en inviable) , la gente dice que no mateis rapaces,que respeteis cupos,que recogais cartuchos,que limiteis vedas,etc.....
    Acaso matar 276 malvices en un medio dia es cazar o asesinar? Acaso abatir un aguila pescadora es cazar o ser un malnacido?
    Acaso matar una becada al paso es de cazador "legal" o de cobarde??
    Venga Hidalgo y demas, que ya sabeis de que se queja la sociedad!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. No, si yo te entiendo perfectamente, Hidalgo. Yo también he cazado, hace mucho, eso si, con la carabina, las redes, la liga, con cepos..incluso he pegado algún furtivo disparo con la escopeta. Cómo no voy a entender lo que siente un cazador! Las emociones, las alegrías, el compañerismo. Cómo no voy a entender que el corazón se dispara ante el próximo lance o cuando comienza a "crujir" la vegetación!
    Afortunadamente, para mí y para muchos animales, me di cuenta de mi error y, aunque cuesta, como toda adicción, conseguí enfocar mi egoísmo de otra manera. Muchos, los que tenéis más conciencia y amor por la naturaleza, no os atrevéis a dar ese paso, aunque en el fondo sabéis que sería lo mejor para todos, pero muy jodido para vosotros.
    Tenéis miedo de AMAR sin tapujos a la naturaleza porque sabéis que ese amor irá poco a poco minando vuestra pétrea postura, os hará preguntaros y plantearos cosas que os llevarán a replantearos la vida y vuestra afición....no serás el primero, te lo aseguro.
    Yo no te quiero arrebatar nada, bastantes vidas arrebatas tú al año solo porque te apetece, aunque lo cubras con un halo de romanticismo o de sentir atávico, no hay más razones para ello.
    Lo que quiero, y queremos, es que cumpláis a rajatabla las normas y las hagáis cumplir a los demás, como comentan por aquí arriba.
    Que subir a la palomera no es lo mismo que montarse en el Dragonkan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Egun on, Hidalgo,

    Yo también comprendo la zirrara que entra a un cazador cuando avanza lento, con los cinco sentidos alerta y la adrenalina alta, pisando la orbela, solo o con su perro...

    Cuando tras haber madrugado y subido al monte bajo el frío, con sus prismáticos y una única bala para recechar rebecos, persigue al elegido, y por fin lo tiene a tiro...

    Tiene componentes de deporte, de aventura, de emoción...

    Cualquiera de los que participan o leen en este blog ha experimentado esas mismas sensaciones irrepetibles al ir a ver pájaros al monte. Creo que estamos en una situación inmejorable para entender la emoción de los cazadores al cazar y el hecho de que sean adictos.

    Sin embargo, esas sensaciones quedan muy difuminadas cuando vemos aves en un parque acondicionado con observatorios y caminitos... no es lo mismo. Es decir, para las aves está muy bien que no se las moleste, pero el observador pierde buena parte de la emoción.

    Es por eso que yo personalmente no alcanzo a comprender qué atractivo puede tener estar en un puesto y esperar a que te sirvan la mesa, que es de lo que se trata en cuanto a la caza de palomas. Muchas veces despedimos en las juergas a gente que se va directamente de gaupasa al puesto. ¿Eso es cazar? ¿Eso es deporte?

    Observarás que no he mencionado el hecho de que la diferencia principal entre vuestra actividad y la nuestra es que no matamos al objeto de nuestros amores. Frente a esto la postura personal de cada uno de los socios yo diría que es unánime: no quisiéramos que nadie metiera un tiro al ganso que estamos observando. Pero a la vez te digo que como asociación no podemos aspirar, ni queremos plantear la supresión de la caza porque sí, pero desde luego que vamos a pelear para que

    a) la reglamentación se ajuste a criterios de sostenibilidad, de seguridad, de respeto a la propiedad, de convivencia con el resto de usuarios del monte. Esto incluiría establecer horarios y períodos hábiles en función de la supervivencia de las especies, definir mejor las distancias de seguridad, obligar a la alcoholemia nula de los cazadores, volver a definir qué se entiende por estar cazando a la hora de poder sancionar (menudo gol metisteis con la nueva ley), la manipulación de las armas...
    b) la gestión de la caza se ejerza desde los poderes públicos, y con un claro criterio conservacionista. En Gipuzkoa actualmente el modelo de gestión se limita a (I) federación pide y (II) diputación concede. Punto. Que se deje de subvencionar desde Medio Natural a actividades deportivas, para eso está el departamento de Deportes, con sus subvenciones a las federaciones. Las subvenciones de medio natural, que se destinen a conservación, no al placer.
    c) el ejercicio de la caza se verifique conforme a las normas, se persiga a los infractores y se suspendan licencias y ayudas cuando se produzcan determinadas faltas. Esto pasa por establecer un guarderío acorde con el volúmen de cazadores a vigilar. En la actualidad hay 6 guardas para toda Gipuzkoa, o sea, para vigilar a casi 30.000 cazadores.

    Pero cuando compruebo el nulo fundamento que aplica diputación, la nula sensibilidad conservacionista y el nulo conocimiento técnico de vuestra federación, y el grado de ignorancia y chulería cuartelera que reina en buena parte del colectivo de cazadores (de los que salvo a MUCHOS, especialmente becaderos), la única zirrara que me entra son unas ganas terribles de liarme a hostias.

    ResponderEliminar

Jarraitu posta elektronikoz