2019-08-30

La presión de excursionistas hace fracasar el primer intento reproductivo de gavión atlántico en Gipuzkoa

La primera pareja nidificante de gavión atlántico (Larus marinus) de Gipuzkoa ha fracasado en su intento de reproducción en la isla de Santa Clara (Donostia). Lamentablemente, la reproducción no ha llegado a buen término por las molestias causadas por excursionistas, a pesar de que la zona del nido fue acotada al público por parte de la administración. Un ejemplo más del efecto negativo que la fuerte presión antrópica del litoral ejerce sobre las aves costeras.

 Gavión echado en el nido, y pareja vigilante (6 de mayo).

Recordemos que el número de parejas de gaviones nidificantes (especie nidificante en la costa ibérica desde el año 2000, fruto de la expansión hacia el sur de la especie) en la costa ibérica apenas ronda la veintena, y que la especie está incluida en el Listado  de  Especies  Silvestres  en Régimen  de  Protección  Especial.


   Vídeo de hembra echada sobre el nido y macho preparado para el cambio de turno (3 de junio).

En la costa vasca, por ejemplo, se reproduce de manera regular una única pareja, en la isla de Izaro desde 2012 (Galarza, 2013). En 2017 una segunda pareja de gaviones consiguió reproducirse con relativo éxito en el islote de Txurruta (Lapurdi). Pudo sacar adelante un pollo que desapareció a las pocas semanas coincidiendo con la afluencia de excursionistas al islote, un desenlace muy similar, como veremos a continuación, al del intento reproductivo de la pareja de gaviones de la isla de Santa Clara.

Fue en marzo cuando detectamos una pareja de adultos exhibiendo un claro comportamiento territorial en un punto concreto de la cara oeste de la isla de Santa Clara (muy probablemente se trata de la misma pareja que hemos venido observando en las inmediaciones de la isla en época reproductora durante los últimos años). El sitio escogido abarcaba parte de los restos de una construcción que en su tiempo albergaba un lavadero que daba servicio a un convento antaño ubicado en la isla. La posible nidificación de esta especie por primera vez en Gipuzkoa nos empujó a hacer un seguimiento casi diario. Describimos a continuación una cronología de los hechos más relevantes sucedidos desde la detección de la pareja hasta la confirmación del fracaso del intento reproductivo:
  • 19 de marzo: Detectamos una pareja de gaviones adultos que durante varios días exhiben un claro comportamiento territorial y se muestran aquerenciados a un punto concreto de la isla. El punto se ubica en los restos de un lavadero de piedra en la cara oeste de la isla.
  • 10 de abril: Observación de cortejos y cópulas.
  • 4 de mayo: La pareja comenzaba a construir el nido en frente a un muro de piedra. El sitio escogido, no es el mejor porque se ubica en una zona transitada por excursionistas y bañistas, sobre todo en verano.
  • 7 de mayo: Inicio de incubación de la primera puesta. Turnos entre macho y hembra, y nido siempre con un ejemplar echado. Notificamos a la Diputación de Gipuzkoa de la presencia del nido, y nos informan de que cerrarán el sendero que da acceso a la zona del nido.
  • 13 de mayo: El servicio de bote para visitar la isla, en teoría en funcionamiento desde junio, funciona ese día. Excursionistas acceden a la isla y la puesta de los gaviones (y de al menos un nido de patiamarilla cercano) queda casualmente es destruida ya que todavía no se ha cerrado el sendero que da acceso al nido. Los gaviones permanecen alejados del nido.
  • 14 de mayo: Observamos cópulas de la pareja que sigue alejada del nido.
  • 16 de mayo: El servicio de jardinería contratado por el ayuntamiento accede a la isla para desbrozar la hierba. El desbroce alcanza la zona del nido de los gaviones y de nidos de patiamarillas. En un futuro, estos desbroces deberían hacerse fuera de la época de cría.
  • 17 de mayo: La pareja de gaviones regresa a la zona del nido, vuelve a mostrar comportamiento territorial, y se suceden más cópulas.
  • 18 de mayo: Cierre por parte del Ayuntamiento y Diputación del sendero que da acceso al nido provisionalmente mediante una cinta de plástico y posteriormente mediante un robusto vallado de madera.
  • 19 de mayo: Los gaviones reconstruyen el nido con nuevo material.
  • 27 de mayo: Empiezan a incubar la segunda puesta.
  • De 27 de mayo a 18 de junio: La incubación prosigue sin problemas. El cierre del sendero funciona, y es respetado por los numerosos visitantes que se desplazan a la isla sobre todo en días de buen tiempo. Sí comprobamos que la pareja de gaviones es más asustadiza que las patiamarillas que nidifican en la misma zona, y se levantan del nido, incluso a veces se alejan de él, cuando detectan presencia de personas asomadas al cierre o escuchan señales de alarma de otras patiamarillas.
  • 19 de junio (Aprox. 22º día de incubación): Visitamos a la isla para sacar, a distancia y sin entrar en la zona acotada, fotos del nido, y así contar los huevos. Contamos un único huevo.
  • 26 de junio (Aprox. 29º día de incubación): Aranzadi acude a la isla a anillar pollos de patiamarilla. Días atrás solicitamos a Aranzadi que retrasen el anillamiento un par de días, ya que la eclosión está prevista para esos días y las molestias causadas por los anilladores en la colonia pueden dejar desprotegido el nido en un momento crítico. Desde Aranzadi nos aseguran que según su protocolo de anillamiento la puesta no corre peligro, y finalmente acuden a la isla a anillar los pollos de patiamarilla, los de la zona del nido de gaviones también. Sabiendo del comportamiento huidizo de esta pareja, y que un alejamiento del nido podría facilitar la depredación del huevo a eclosionar, creemos que debería de haber retrasado un par de días el anillamiento de patiamarillas. Por otra parte, Aranzadi nos informa de que encontraron -e invitaron a marcharse- a bañistas con toallas en la zona acotada del nido.
  • 26 de junio tarde-noche: Se observa un gavión adulto echado en el nido.
  • 27 de junio: En una visita a la isla encontramos varias personas apostadas con toallas en la zona acotada del nido. Al solicitarles que abandonasen el lugar, la respuesta fue que se encuentran cómodos en ese lugar; La falta de civismo es destacable en este caso. De todas formas, no se detectan ni los gaviones, ni el huevo, ni restos de cáscaras, por lo que parece que la segunda puesta también se ha perdido.
  • 27 de junio tarde-noche: No se observa ningún gavión adulto en la zona del nido. Se certifica el fracaso del primer intento reproductor de gavión atlántico en Gipuzkoa.


Gavión macho echado en el nido (19 de junio). Foto hecha con cámara de amplio zoom desde el camino público de la Isla de Santa Clara, fuera de la zona acotada del nido.

Podríamos concluir diciendo que el fracaso de la reproducción ha sido consecuencia de una cadena de varios infortunios: ubicación del nido en un punto transitado por los excursionistas, retraso en acotar la zona, funcionamiento inesperado del servicio de bote en mayo, y presencia de personas en la zona del nido justo durante los días de la eclosión. De hecho, es muy posible que la reproducción se hubiera llevado a cabo con éxito si la primera puesta no hubiese sido destruida.
De todas formas, el verdadero problema de fondo lo debemos asociar a la fuerte presión humana que actualmente soporta el litoral, y que se prevé aumentar a impulso de las instituciones, y que puede ir incluso a peor si no se toman medidas desde la administración. La acotación del nido de gaviones por parte del Ayuntamiento y Diputación es un ejemplo de medida positiva, pero se trata de un pequeño parche si atendemos a la realidad, que nos muestra una administración que apuesta más por la turistificación del litoral que por la salvaguarda del patrimonio natural costero.

1 comentario:

Jarraitu posta elektronikoz