2015-02-15

El águila calzada donostiarra que no quiso migrar al sur


Ya llevamos un tiempo, concretamente desde el 15 de noviembre, observando un águila calzada (Hieraaetus pennatus) morfo clara en diferentes puntos de Donostia. Primeramente fue una cita aislada, considerada como una anécdota por lo alejada de su fecha de migración habitual. Pero luego las observaciones se vinieron repitiendo periódica y regularmente. Incluso hemos llegado a individualizarla -lo cual es casi innecesario por lo inusual de su presencia en estas fechas- por presentar últimamente las plumas rectrices notablemente deterioradas. Este rasgo no parece que tenga que ver con la muda que por cierto nos indica que se trata de un adulto. El ejemplar presenta puntos activos de muda (terciarias, secundarias y también intuimos en alguna primaria), que probablemente esté activando ahora. Los juveniles no iniciarían la muda hasta primavera. Especulamos que el deterioro de las rectrices puede haber sido provocado por una alimentación defectuosa, los rigores del invierno atlántico, o el ataque de las gaviotas patiamarillas (Larus michahellis) con las que mantiene una controvertida relación como veremos a continuación.



arranotxik
Aguila calzada en el Urumea (28 de noviembre de 2014). Autor Xabier Saralegi



Durante noviembre se localizó en varias ocasiones sobrevolando el Urumea donde era hostigada por las gaviotas patiamarillas que frecuentan la zona. Sospechamos, por tanto, que se trata del mismo ejemplar que durante el verano observamos más de una vez lanzando picados sobre las gaviotas patiamarillas y reidoras que se reúnen en los limos de Riberas de Loiola. Alfredo Valiente pudo fotografiar el resultado de uno de estos lances que tuvo como presa una gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus). Curiosamente, hemos localizado cabezas degolladas de gaviota reidora en los alcorques de la plaza Gipuzkoa atribuibles seguramente a la depredación por parte de este calzada.
 


arranotxikKaio
Aguila calzada hostigada por gaviotas patiamarillas en el Urumea (28 de noviembre de 2014). Autor Xabier Saralegi


 

arrantxik
Aguila calzada en Urgull (1 de febrero de 2015). Autor Xabier Saralegi


También se le ha visto realizar repetidos ataques a palomas domésticas en Jai Alai, aunque han sido ataques fallidos, las palomas son aves muy rápidas en su vuelo prácticamente presas para especialistas en la velocidad como el halcón peregrino o el azor. Por lo que se ve dispone de un cazadero muy amplio ya que para esta rapaz africana no debe estar resultando nada sencillo sobrevivir al invierno europeo. A las inclemencias del tiempo hay que añadirle otro escollo; la presencia de otros predadores que compiten por las mismas presas. Parece que a los halcones peregrinos (Falco peregrinus) les molesta la incursión de otra rapaz en su monopolio urbano, y ya se ha visto algún ataque por parte de éstos a la calzada.
Recordemos que el águila calzada tiene en Gipuzkoa una distribución regular como reproductor, pero nos abandona una vez acaba el verano ya que se trata de una migradora transahariana. Resulta, por tanto, sorprendente que un individuo permanezca aquí durante todo el año. De todas formas, sabemos que desde finales del siglo pasado la población ibérica -no en latitudes tan septentrionales como nuestra costa cantábrica- y del sur de Francia se está volviendo más sedentaria. Concretamente se ha convertido en un invernante regular en el sur y sureste peninsular (García-Dios, 2014). El programa Migra iniciado en 2011 y que lidera SEO/BirdLife nos aporta datos más recientes que certifican el comportamiento sedentario de algunos individuos peninsulares. Dos de las 23 águilas calzadas que marcaron con emisores GPS se han quedado a invernar en el Levante español. En Francia observamos una tendencia similar. Por ejemplo, en los dos últimos anuarios del GOPA (Groupe Ornithologique des Pyrénées et de l’Adour) aparecen varias observaciones invernales de calzadas en el suroeste francés. Así se cita la especie el 1/11/2011 en Peyrehorade (Landes), 9/11/2011 y 2/2/2012 en Montaner (Pyrénées Atlantiques), 21/11/2011 en Puydarrieux (Hautes-Pyrénées), 3/1/2012 en Trie sur Baise (Hautes-Pyrénées), 28/11/2012 en Orx y 9/1/2013 en Baiona, además de varias citas de un individuo en Saint-Martin-de-Seignanx entre 8/12/2011 y el 3/1/2012. Resultan estos puntos muy cercanos a Donostia. También sabemos de la presencia de ejemplares durante algún invierno en Asturias (Martínez y Sánchez-Zapata, 1999), y en Navarra.

¿Se trata de un comportamiento anómalo aislado, o de un precedente ilustrativo de una ampliación hacia el norte del área de invernada de esta especie? Recordemos que este cambio de hábito migratorio, que muchos científicos achacan al calentamiento global, de invernar cada vez más al norte, se viene observando en diferentes especies de aves.


García-Dios, I. S. (2014). Aguililla calzada – Hieraaetus pennatus. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Morales, M. B. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.

Martínez, J. E., & Sánchez-Zapata, J. A. (1999). Invernada de aguililla calzada (Hieraaetus pennatus) y culebrera europea (Circaetus gallicus) en España.Ardeola, 46(1), 93-96.

 

 

Jarraitu posta elektronikoz