2013-05-07

Turismo y conservación: otra vez a vueltas



Los hechos son habitualmente tercos, y son lo suficientemente tercos especialmente cuando se trata de recordarnos que hemos hecho algo mal.
Recientemente publicábamos una alegoría sobre una zona natural costera de un país imaginario. Ahora vemos sobre el terreno, delante de casa, eso mismo que describíamos y denunciábamos.
Los promotores del camino Talaia, proyecto turístico de nueva creación, y construcción, que pretende duplicar los caminos existentes en la costa de Gipuzkoa bajo la excusa de unir por una vía pedestre Higer y Saturraran —algo completamente innecesario, puesto que YA existe un recorrido practicable para el recorrido GR121—, publicaron antes de su aprobación un mapa con el recorrido que proyectaban que, en lo que hace al biotopo protegido de Deba-Zumaia, preveía masificar las visitas al borde del cantil.
De nada ha servido retirar los folletos impresos precipitadamente de los puntos de información turística; internet funciona a un ritmo endiablado y el mal ya está hecho.
El pasado domingo, día 5 de mayo, cientos de personas recorrían la zona por el mismo borde del cantil, en una zona donde NO HABÍA camino ni sendero, provistos muchos de GPS, en una salida a todas luces organizada. No es de extrañar, ya que los promotores del camino no han retirado la señalización que precipitadamente instalaron en el monte desviando a los deportistas hacia la zona sensible.



El resultado es una zona pisoteada y una presencia previsiblemente alta de curiosos sobre zonas sensibles, senderos que serán previsiblemente usados por ciclistas y motoristas y se convertirán en nuevos cauces de drenaje que iniciarán nuevos procesos erosivos.

A lo que se añade la creciente falta de información y de sensibilidad de las nuevas hornadas de montañeros para con los baserritarras y las prácticas agroganaderas: prados de siega con la hierba a punto para cortar aplastados por hordas de ignorantes que siguen ciegamente a su GPS aunque no haya un mínimo indicio de la presencia de un camino. Total: el baserritarra de Pikote en contra de la protección de la naturaleza. Que nadie trate de convencerle de que la culpa es del uso indebido del monte. Lo que no entra en ninguna cabeza es que sean los mismos gestores políticos los empeñados en impulsar el turismo a costa de lo que sea y los encargados de proteger al naturaleza de las embestidas de la especie humana... incluido el turismo mal enfocado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jarraitu posta elektronikoz