2012-09-21

Itsas Enara pide al Ayuntamiento de Donostia que rechace la construcción de una pasarela peatonal en Mompas



Su construcción y uso comprometería la conservación de una colonia de aves marinas

Itsas Enara pide al Ayuntamiento de Donostia que rechace la construcción de una pasarela peatonal en Mompas


Itsas Enara Ornitologia Elkartea ha pedido al Ayuntamiento de Donostia que rechace la construcción de una pasarela peatonal en Mompas, que comprometería la conservación de una colonia de aves marinas

Martin Mecnarowski
Phalacrocorax aristotelis, Runde, Norway
(
Martin Mecnarowski (http://www.photomecan.eu/)
Según esta asociación ornitológica y conservacionista, se trata de un proyecto que no tiene mayor justificación que no sea el construir una infraestructura turística y recreativa, que hipoteca pura y simplemente una zona que alberga importantes valores naturales, y que amplía el área humanizada y urbanizada de la ciudad invadiendo una zona que no lo está y que debe seguir no estándolo. Además, invade el área ocupada por la más importante colonia de aves marinas de Gipuzkoa, con tres especies nidificantes, cuya tranquilidad, factor de primer orden para que la reproducción de las aves coloniales tenga éxito, se vería irremisiblemente perturbada por la afluencia excesiva de visitantes. Otro tanto puede decirse con respecto a los varios nidos de rapaces y otras aves rupícolas protegidas que nidifican en la zona. Difícilmente puede calificarse de ‘ecológico’ un proyecto así.

Hay que recordar que el proyecto invade en su 90% el área declarada por la Unión Europea Lugar de Importancia Comunitaria, y próximamente Zona Especial de Conservación, por albergar hábitats declarados de interés comunitario. Solamente este hecho debería bastar para, por lo menos, obligar no solo a realizar un estudio de impacto ambiental, sino además a esperar a que las administraciones implicadas decidan su ordenación y su régimen de usos.

No es de recibo defender el proyecto porque permita pasear junto al mar: según nos han contado desde pequeños a los donostiarras, la Ciudad ya tiene casi 11 km de paseo marítimo. Es evidente que no hace falta más, y menos a este coste ambiental.

No es de recibo defender el proyecto porque sea caro y lo pague otro. No debería ser necesario demostrar lo absurdo del argumento: el propio ayuntamiento rechazó que ubicasen en Donostia la incineradora de basuras, que ‘valía’ bastante más que la pasarela (43 veces más, exactamente). ¿Querría algún donostiarra que la instalaran en la Kontxa sólo por su coste?

El Servicio de Costas de Gipuzkoa, y su matriz, el Ministerio de Medio Ambiente, promotores del proyecto, haciendo no sólo una clara dejación de su obligación legal de conservar esta área, sino persiguiendo objetivos diametralmente opuestos a su función, se han propuesto destruirla.

La lamentable gestión de este asunto realizada por Denis Ichaso, supuestamente responsable de la conservación del medio ambiente en la anterior corporación municipal, resultó en su día el paradigma de la desviación de poder, trabajando en pos de un objetivo manifiestamente opuesto al que estaba obligado a defender. En este sentido, Itsas Enara ha solicitado al ayuntamiento adopte una decisión negativa con carácter definitivo.

Pero no sólo la administración central tiene culpa en todo esta lamentable historia: el departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco también ha hecho dejación de sus funciones en este lamentable asunto y ha dejado hacer, tanto a Costas y Medio Ambiente de Madrid como al anterior ayuntamiento donostiarra.

Probablemente esta cuestión se habría solventado a la primera de cambio si el Gobierno Vasco hubiera hecho a tiempo los deberes y hubiera aprobado el Plan de Gestión del LIC de Ulia, Plan que contendría naturalmente unas determinaciones mínimamente cabales para conservar la naturaleza del área. Su pasividad coincide sospechosamente con los intereses coyunturales del partido gobernante.

Tampoco se libra de su parte de responsabilidad en esta historia la Diputación, que lleva casi dos décadas incumpliendo sus obligaciones legales en materia de conservación de la fauna y flora y sólo ha aprobado dos planes de gestión de entre las docenas de especies amenazadas que figuran en el Catálogo Vasco y que deberían contar desde hace muchos años con su propio plan. El cormorán moñudo especie que se extinguió en Gipuzkoa en 1967, cuando se reprodujo por última vez precisamente en Mompás, volvió a ocupar la zona tras más de 30 años de ausencia. La construcción de la pasarela lo expulsaría definitivamente de su último bastión guipuzcoano. Pero si este Plan de gestión para el cormorán moñudo hubiera sido redactado y aprobado en su tiempo, el proyecto de pasarela no tendría la menor posibilidad de salir adelante.

Este absurdo proyecto no sería posible ahora en Bizkaia, pues allí aprobaron hace años el plan de gestión para esta especie, que imposibilita legalmente la alteración de su hábitat. Itsas Enara ha solicitado repetidamente al ente foral la redacción y aprobación urgente de este documento, con resultados claramente negativos. Que un txakolinero rehusara en su día, cuando era diputado foral del ramo, aprobar el plan de gestión del alcornoque siendo viticultor en terrenos propios de aquella especie, con ser una actuación a todas luces impresentable, era esperable. Que hayan hecho otro tanto con el plan del cormorán es muestra de una desidia injustificable. Esperamos de Bildu que no tenga en Diputación a ningún responsable contaminado con intereses análogos que le impidan cumplir, así sea con casi veinte años de retraso, las obligaciones que sus antecesores políticos, de forma invariable profesionales del gremio maderero, lácteo o vitivinícola, tan impunemente han venido postergando en detrimento del interés común.


Itsas Enara Ornitologia Elkartea

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Jarraitu posta elektronikoz