2015-03-17

Posible 'mega-rareza'. ¿El pito real?

Hace unos días en el valle de Baztan, tuvimos la suerte de que un pito real se posase a poca distancia de nosotros. Inmediatamente nos llamó la atención la máscara negra, lo que le identificaría como Picus viridis viridis.
El pito real es un ave bastante común que presenta en Europa dos subespecies fácilmente reconocibles en el campo. La nominal, el pito verde europeo  (Picus viridis viridis)  ocupa gran parte de Europa y presenta una evidente máscara negra que la distingue del Pito real ibérico (Picus viridis sharpei), con una distribución restringida a la Península ibérica. Aunque en listado oficial de SEO todavía se mantienen como subespecies, en casi todos los listados internacionales de referencia ya aparecen como dos especies separadas (Birdlife internacional, UICN, Avibase, Duch Birding...), por lo que es esperable que a corto plazo el pito ibérico sea reconocido como una nueva especie endémica de la península, como es el caso del águila imperial ibérica o el rabilargo ibérico.

Pîto real iberico macho
Macho de Pito real en Ordesa. Autor Josemari  
Pito Real hembra
Pito real hembra en Arcachon. Autor Eduardo Loma.

En este caso la separación en dos especies diferentes supone que la nominal sea la rareza a nivel peninsular, ya que como veremos, el límite meridional de su distribución no alcanza la península, ya que los Pirineos marcarían el límite de distribución de los dos taxones (especie-subespecie). Entrando un poco en detalle, nos encontramos que en los Pirineos Orientales, el pito ibérico "salta" la barrera pirenaica y entra en el Languedoc llegando al departamento de Aude (más de 100 km al norte de la frontera). En el área pirenaica el pico ibérico se comporta como una especie de montaña, ocupando las dos vertientes y desplazando al pito europeo a las zonas de baja altitud de la vertiente norte. Por ejemplo, tanto en Ordesa en la vertiente mediterránea, como en Gavarnie, al otro lado de la divisoria hay picos ibéricos, mientras que en Lourdes, en el piedemonte ya aparece el europeo. En el extremo occidental de los Pirineos se señala que el límite de distribución del sharpei estaría a  la altura de Baiona. Hasta donde sabemos, los pitos reales de Gipuzkoa y del norte de Navarra son sharpei, sirva de ejemplo las fotos del magnífico blog de Xabier Mendarte y las del blog del elcamperoinquieto. En cambio los pitos reales que hemos observado en las Landas presentan la máscara negra lo que los identifica como P. v. viridis. Todo indica que el pito europeo se queda al norte de los Pirineos, mientras que el ibérico no tiene una distribución exclusivamente ibérica y además de las dos vertientes pirenaicas ocupa una franja en el piedemonte de la cara norte, esta franja es más estrecha en la zona occidental (de carácter atlántico) mientras que en el extremo oriental, claramente mediterráneo, llega bastante más al norte. 
Ante lo que consideramos una cita interesante consultamos con el ornitólogo francés Georges Olioso, experto en la especie. Tras analizar las fotos descarta que sea  un pito ibérico, aunque señala que cabe la posibilidad de que sea un híbrido. En la zona francesa de Languedoc existe una estrecha franja donde se han observado ejemplares que presentan características intermedias entre los dos taxones. Los análisis genéticos han confirmado que se trata de híbridos que comparten genes de las dos (sub)especies.

Pito real
Posible hembra de pito real europeo en Baztan. Autor Lukas Arbeloa.




 En cualquier caso, sea un viridis puro o un híbrido, se confirmaría la presencia del pito verde europeo al sur de lo que se ha considerado su área de distribución y en una zona que estaría ocupada por una (sub)especie distinta. Además, esperaremos el veredicto del Comité de rarezas, sería una de las primeras citas de la especie en la península (Gorka Gorospe nos indica que se detectó una pareja reproductora hace algún tiempo, también en Navarra).
Animamos a pajareros y ornitólogos a que presten atención a los pitos y traten de determinar la (sub)especie cuando detecten algún ejemplar. Puede aparecer alguna sorpresa  y es necesaria información sobre su status en el extremo más occidental de los Pirineos. Dejamos un enlace sobre un par de artículos interesantes sobre identificación. Además los twichers, listeros, competidores del Bigyear y gente parecida, cuando se acepte oficialmente el split tendrán la oportunidad de tachar una nueva especie, posiblemente la más escasa entre las reproductoras a nivel peninsular.
Hay más información sobre la especie en los siguientes enlaces::
http://aves-extremadura.blogspot.com.es/2013/09/pito-real-iberico-otra-nueva-especie.html

2015-03-01

Lluvia de gaviotas

El temporal de los últimos días ha batido récords de precipitaciones, pero además ha acabado con la "sequía" de gaviotas y otras aves marinas que hemos tenido por la costa gipuzkoana este invierno. El pasado miércoles 25, las olas dejaban en la playa de la Concha el cadáver de un calderón (los servicios de limpieza retiraron diligentemente en menos de 2 horas desde su llegada). Junto al calderón se posaron unas cuantas gaviotas y entre ellas un gavión primer invierno anillado en la Isla de Ré (costa atlántica francesa a la altura de La Rochelle) que estuvo un rato alimentándose de un resto del maltrecho cetáceo.

Calderón orillado en la playa de La Concha. Autor Javier Ferreres.



Gavión atlántico en la playa de La Concha. Autor Xabier Saralegi.

Al día siguiente empezaron los avistamientos de gaviotas interesantes, en Getaria Asier Aldalur avisó de la presencia de una gaviota polar de 1er invierno, ¡por fin una gaviota "blanca"!, en Plaiaundi Alfredo Herrero informó de una cana y una Delaware juntas, pero la gran noticia fue la gaviota de Franklin (Larus pipixcan) que Itziar Gutierrez detectó en Plaiaundi por la tarde. Estas observaciones, sobre todo la última, podrían eclipsar la importancia de la concentración de gaviotas cabecinegras que se ha producido en la desembocadura del Urumea.




Gaviotas cabecinegras descansando en la desembocadura del Urumea. Autor Xabier Saralegi.

Ese mismo día, el jueves, con unas condiciones de visibilidad pésimas, habíamos contado al menos 300 individuos repartidos entre los que descansaban posados en las rocas del río enfrente del hotel María Cristina y los que se alimentaban en las balsas de detritus que se formaban en la desembocadura del río, frente a los espigones dela Zurriola y el nuevo del paseo de Salamanca. Se podía observar a placer individuos en plumajes de primer y segundo año adultos en invierno y otros con la capucha negra completa (preciosos). También varios ejemplares anillados con orígenes diversos: Francia, Alemania, Bélgica... 


Gaviotas cabecinegras alimentándose junto a otras gaviotas frente al Paseo Nuevo. Autor Xabier Saralegi.

En el mar por toda la zona teñida de marrón por los arrastres del río se movían muchas más gaviotas, aunque imposible cuantificar su número e incluso resultaba difícil determinar la especie, las olas, la lluvia, el viento y los chubascos constantes limitaban la visibilidad. En el barullo de cabecinegras, patiamarillas, reidoras y sombrías (en orden de abundancia) se pudo distinguir al menos dos gaviotas tridáctilas y una argéntea.

Gaviotas cabecinegras alimentándose frente al espigón del Kursaal. Autor Xabier Saralegi.

Este viernes las condiciones meteorológicas han mejorado y aunque nos temíamos que las cabecinegras siguiesen con su migración, no sólo han permanecido aquí, incluso el recuento ha sido mucho mayor, llegando Alfredo Valiente a contabilizar alrededor de un millar de ejemplares por la tarde. Lo que creemos que es un récord para Gipuzkoa y que posiblemente se trate de una de las mayores concentraciones nunca vistas en el cantábrico. Además de las cabecinegras hoy también han recalado en la desembocadura del Urumea dos espléndidos primeros inviernos de gaviota argéntea y un primer invierno de gaviota cana.


Primeros inviernos de gaviota argéntea y gaviota cana en la desembocadura del Urumea. Autor Xabier Saralegi.

Actualización: Completamos la entrada añadiendo interesante información sobre lo acaecido ayer sábado. Si bien el número de gaviotas cabecinegras concentradas en la desembocadura del Urumea se redujo a la mitad, Juan Arizaga localizó durante la mañana dos gaviotas realmente inhabituales tanto a nivel local como a nivel europeo. Se trata de dos gaviotas procedentes de Norteamérica. Primero fue detectada una gaviota de bonaparte (chroicocephalus philadelphia). Descansaba junto a las gaviotas cabecinegras y reidoras sobre las piedras de la desembocadura del Urumea. Su descanso fue fugaz ya que no tardó mucho en levantar el vuelo. Intentamos localizarla de nuevo pero no hubo suerte, o quizás debamos decir que sí, porque casualmente nos topamos con una gaviota pipizcan o de Franklin (Larus pipixcan). Posiblemente se trate del mismo segundo invierno que está siendo visto en Plaiaundi.


Gaviota de bonaparte en el Urumea. Autor Juan Arizaga.


Gaviota pipizcan o de Franklin en el Urumea. Autor Juan Arizaga.

Jarraitu posta elektronikoz